Ahorrar dinero y reducir cintura: 3 recetas fáciles para llevar la comida al trabajo

¿Tiene dudas sobre la Fentermina?
¡Échele un vistazo a la guía definitiva de la fentermina para perder peso!

Llevar la comida de casa le ayuda a perder peso y ganar dinero, pero la media de un americano es comer fuera unas 4,5 veces por semana. En muchos casos, lo que ocurre es que es una decisión de último momento, y comemos algo rápido en algún restaurante cercano. No importa si compra comida porque no tiene tiempo para cocinar, le cuesta pensar en buenas ideas a la hora de preparar la comida o si le encanta aprovechar el descanso del mediodía para socializar, sea como sea, comer fuera es una costumbre cara. Además, e ha demostrado que llevar comida de casa es muy beneficioso cuando está tratando de perder peso con fentermina, y para mantener el peso después del tratamiento también. Por tanto, a continuación encontrará más información sobre los beneficios de llevar comida de casa, ¡y le proponemos tres recetas fáciles y deliciosas!

Razones para preparar la comida

Preparar la comida es bueno tanto para la cartera, como para la salud y el medio ambiente. Escuchamos los beneficiosos de preparar la comida a menudo, pero no entendemos hasta qué punto es positivo hasta que leemos sobre el tema más detalladamente. En consecuencia: ¡aquí tiene cuatro buenas razones para empezar a cocinar y dejar de comprar!

Ahorrar dinero

¿Sabía que en una familia estadounidense promedio se gastaron más de $3000 en comer fuera de casa en 2015? Aunque, en un principio, le sorprenda este número, no es de extrañar si tenemos en cuenta los hábitos alimenticios semanales. Los datos publicados por Zagat demuestran que los estadounidenses toman unas 4,5 comidas por semana fuera de casa y la media de una cena son unos $36. Es cierto que comer fuera al mediodía es algo más barato que salir a cenar, pero incluso con una media de $8-10 por 4-5 comidas a la semana, ¡los números son significativos! Visto en perspectiva, es fácil comprobar por qué comer fuera puede convertirse en un hábito costoso.

En su lugar, le aconsejamos optar por ir al supermercado y preparar la comida en casa. Puede que esto le suponga algo más de tiempo y planificación al principio, pero a la larga, ahorrará mucho dinero aunque coma lo mismo que en la calle.

Un bocadillo, por ejemplo. Si va a un restaurante de comida rápida y pide un bocadillo con patatas y bebida, se gastará unos $10. Si prepara lo mismo en casa, en cambio, le costará unos $3-5 (en función de los ingredientes). Pongamos que compra una media de 4,5 combos de bocadillo a la semana por $10 cada uno. Eso supone $45 a la semana, o $2300 al año. Si prepara la comida en casa, reducirá el coste a la mitad y casi $1200 al año… Eso significa el alquiler de un mes, las vacaciones de verano, un año de electricidad, el pago del préstamo estudiantil o simplemente un impulso a sus ahorros. Las posibilidades son infinitas.

Si tiene más costumbre de comida italiana o mexicana que sirve mucha pasta y arroz, puede que incluso ahorre más dinero si cocina en casa. Los cereales son baratos y cuando compra siempre puede decantarse por la variedad más saludable (es decir, la integral). ¿Quiere ahorrar incluso más? Opte por bocadillos y recetas sencillas que se elaboran con ingredientes más baratos. Por ejemplo, los bocadillos de pavo y queso o ensalada de atún suelen ser más baratos que otros más complejos.

Comer más saludable

Cocinar en casa también le ayuda a controlar más lo que consume y cuándo lo hace. En los restaurantes es fácil pedir un plato demasiado grande que va en contra de su objetivo de pérdida de peso, incluso cuando piensa que ha elegido una opción más saludable del menú. Además, las porciones de los restaurantes suelen ser bastante mayores de lo que necesitamos comer.

Cuando prepara su propia comida, en cambio, puede controlar qué, cuándo y cuánto come. ¡Puede preparar unas comidas muy apetecibles que le evitarán tener antojos durante todo el día! Si le gusta la comodidad, piense en un batido sustituto alimenticio para desayunar, una ensalada o un bocadillo para comer y toda la fruta que quiera. Y si prefiere una comida más contundente, opte por aprovechar las sobras de la cena del día anterior. Lo mejor: llevar las sobras al trabajo es una buena forma de evitar tirar la comida (¡y ahorrar!).

Por otro lado, cuando cocina en casa, usted es quien controla lo que utiliza para cada receta. ¿Le encantan los espaguetis y las albóndigas pero detesta las calorías y los carbohidratos? ¡Prepare unos zoodles (noodles de calabacín) con salsa marinara y albóndigas de pavo! Hay muchas formas de reinventar sus recetas favoritas e incorporarlas al proceso de pérdida de peso con fentermina. Cuando prepara la comida en casa, ahorra calorías (y grasa y azúcar y sodio) y si es creativo, ¡no echará de menos su comida favorita!

Por último, cocinar es un hábito saludable muy recomendable cuando está tomando fentermina y después de hacer el tratamiento también. Como el objetivo es adoptar un estilo de vida saludable en lugar de tomarse el tratamiento tan sólo como una fase pasajera, aprender a cocinar y preparar la comida y de este modo, ¡controlar lo que consumimos es un paso en la dirección correcta!

Fomentar la variedad

¿Siempre va a los mismos restaurantes cada vez que sale a comer? Esa rutina no le deja variar su dieta demasiado. Cuando está tratando de perder peso, es muy importante asegurarse de comer de todo para obtener las vitaminas y los minerales necesarios. Aunque los suplementos de vitamina y las inyecciones (p.ej.: B12) funcionan, siempre es mejor conseguir los nutrientes de la comida.

Asimismo, cuando está controlando lo que come, es fácil caer en la rutina, sobre todo si siempre pide las mismas ensaladas de los pocos restaurantes a los que va. Para evitar aburrirse de la comida, haga una planificación y elija alimentos interesantes y diferentes. Si la comida es nueva, tendrá más ganas de comer, se sentirá más satisfecho y le resultará más difícil caer en la tentación de tomar un snack poco saludable y sufrirá menos antojos.

Cuidar del medio ambiente

Por último, pero no por ello menos importante, ¡preparar la comida en casa en lugar de comprar comida para llevar contribuye a salvar el medio ambiente! Cuando compra en un restaurante, siempre le envuelven la comida en demasiado papel y plástico. Cuanto terminamos de comer, tiramos todo este material y, en consecuencia, almacenamos basura.

En su lugar, prepare la comida y llévela en recipientes reutilizables. Tupperware, GladWare y similares son una buena opción para guardar y transportar su comida favorita. Hoy en día, ¡fabrican incluso bolsas reutilizables con cremallera! Además, si utiliza envases reutilizables, le resultará más fácil evitar la idea del “plato limpio”. Si puede cerrar el envase y llevarse las sobras a casa no hay por qué terminar toda la comida si ya está lleno.

3 recetas fáciles para llevar la comida al trabajo

Preparar la comida tiene muchos puntos positivos, pero aún no hemos hablado de por qué la gente no lo hace: falta de inspiración. Puede resultar difícil encontrar recetas fáciles para llevar al trabajo, por eso hemos buscado unas opciones para ayudarle a empezar. A continuación le mostramos tres recetas fáciles que se preparan en menos de 30 minutos. Hemos incluido comida fría y caliente para que elija la que mejor se adapte a sus gustos. ¡Buen provecho!

pan de pita relleno, comida saludable

1. Pan de pita relleno

Cambiar el pan tradicional por pan de pita puede ser una buena idea para innovar sin sacrificar ni tiempo ni comodidad. Asimismo, contiene menos calorías si sustituye un pan de pita por dos rebanadas de pan: un pan de pita (p. ej.: Toufayan) contiene de media 130 calorías y 1g de grasa, mientras que una rebanada de pan blanco (p.ej.: Pepperidge Farms) contiene 120 calorías y 2g de grasa. Como habitualmente comemos dos rebanadas de pan, ¡su bocadillo ya le aporta 240 calorías y 4g de grasa sin haberle añadido ningún ingrediente! Sustitúyalo por pita para ahorrarse calorías (y espacio) para ingredientes deliciosos.

Aquí tiene unas ideas para preparar unos deliciosos panes de pita rellenos:

Hummus con pepino y tomate

Parta el pan de pita por la mitad y extienda el hummus, después añádale el pepino y el tomate troceados, ¡también puede añadir otras verduras que le gusten!

Pita rellena de ensalada

Prepare su ensalada favorita (griega, Cobb, etc.), añádale la salsa y mézclelo todo. Después, abra el pan de pita y rellénelo con la mezcla. Es una forma cómoda y fácil de llevar la ensalada.

Pan de pita con pavo

Los bocadillos de pavo quedan muy ricos en pan de pita también. No importa si prefiere el pavo con queso o con aguacate, la combinación es deliciosa. Parta el pan de pita por la mitad, extienda la mostaza o la salsa ranchera en ambos lado (si le apetece) y después añada los ingredientes. Lo mejor del pan de pita: le queda mucho espacio para añadir lechuga, tomate o cualquier otro tipo de verdura que le guste.

Consejo de Phentermine.com: antes de rellenarlo, caliente el pan de pita unos 10-20 segundos en el microondas para que se ablande y no se rompa tan fácilmente.

llevar la comida al trabajo, bol de comida mexicana

2. Bol de burrito (o ensalada de tacos)

¿Le encanta Chipotle o Qdoba? ¡Pruebe a preparar sus famosos boles y ensaladas! Son unos platos muy baratos y fáciles de preparar, ¡una buena idea para su lista de recetas!

Prepare un poco de arroz integral, trocee una lechuga, escurra una lata de alubias, añada salsa y elija un tipo de queso. ¡Ya tiene el 90% del trabajo hecho! En cuanto a la proteína, la carne de los tacos es fácil de preparar y deliciosa: tanto el pollo como la carne de res molida son buenas opciones, depende de sus gustos. Prepare la carne siguiendo las instrucciones del aderezo de tacos, o incluso mejor, utilice sólo la mitad del aderezo para consumir menos sodio.

Una vez que tenga todos los ingredientes preparados, ponga ½ taza de arroz y 1 taza de lechuga en un recipiente mediano. Esta es la base del bol de burrito. Si está tratando de consumir menos carbohidratos (¡o sólo le apetece ensalada!), evite el arroz y utilice más lechuga. Después, añada la mitad de la carne cocinada. Por último, añada ¼ de taza de los ingredientes que quedan. Felicidades, ¡ya tiene su burrito casero!

Phentermine.com Tip: si está pensando en calentar la comida en el trabajo, separe la lechuga. A nadie le gusta la lechuga pasada por el microondas, la puede añadir fácilmente después de calentar la comida.

ensalada de lentejas y limón

3. Ensalada de lentejas con limón

Esta receta de Eating Well presenta las lentejas como ingrediente principal por la gran cantidad de proteínas y fibra que nos aportan. las lentejas son la clave para perder peso ya que contienen mucha proteína y fibra que contribuye a una sensación de saciado durante más tiempo. Además, son muy baratas. Puede que siempre piense en sopa cuando se trata de lentejas, pero también son un ingrediente delicioso para preparar ensaladas. Es un plato refrescante que puede tomarse tanto frío como caliente, ¡y lo mejor de todo es que tan sólo tiene que mezclar todos los ingredientes y ya está listo!

Encontrará la receta original en la web de Eating Well, de todos modos, la hemos copiado aquí para que le resulte más cómodo.

Ingredientes

  • ⅓ taza de zumo de limón
  • ⅓ taza de eneldo picadol
  • 2 cucharillas de mostaza Dijon
  • ¼ cucharilla de sal, o al gusto
  • ⅓ taza de aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta fresca molida, al gusto
  • 2 15-onzas de lentejas de lata, o 3 tazas de lentejas cocidas
  • 1 taza de queso feta desmenuzado (unas 4 onzas)
  • ½ taza de cebolla roja bien picada
  • 1 pimiento rojo mediano troceado (1 taza aproximadamente)
  • 1 taza de pepino troceado

Instrucciones

Batir el zumo de limón, el eneldo, la mostaza, la sal y la pimienta en un bol grande. Añadir el aceite de forma gradual. Agregar las lentejas, el queso feta, el pimiento rojo, el pepino y la cebolla; mezclar bien. Se puede guardar la ensalada hasta 8 horas cubierta y en la nevera.

Consejo de Phentermine.com: Si cocina las lentejas, déjelas a remojo en agua tibia durante 20 minutos. Después, escurrir las lentejas, cambiar el agua y cocer las lentejas. De este modo, se eliminará el sabor amargo que tienen a veces las lentejas.

 

Preparar la comida en casa en una buena forma de ahorrar dinero y cuidar de su salud y del medio ambiente. Con estas tres recetas, ¡ya tiene ideas para esta semana!

¡Cuéntenos su experiencia en la sección de comentarios inferior! 

Temas:

Valora este artículo

[Total:193    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.