El poder de la música como método de motivación

¿Tiene dudas sobre la Fentermina?
¡Échele un vistazo a la guía definitiva de la fentermina para perder peso!

¿Se ha dado cuenta de que ha olvidado los auriculares justo al llegar al gimnasio? Prácticamente dan ganas de dar la vuelta y marcharse a casa. Los gimnasios y los parques están llenos de gente escuchando su lista de música favorita para motivarse mientras hacen deporte. Parece que es más que una experiencia personal, los estudios muestran que la música fomenta el movimiento y mejora el humor. Por eso, ¡utilizar la música como método de motivación nos aporta una gran variedad de beneficios!

Tanto durante el ejercicio como en nuestra vida en general, la música tiene una habilidad única de producir emociones y de afectar a nuestros pensamientos, para bien y para mal. Durante el proceso de pérdida de peso con fentermina, aprovéchese de los efectos positivos de la música para motivarse. A continuación hablaremos de cómo la música afecta a nuestros pensamientos y acciones, ¡y también le daremos algunos consejos para elaborar la lista de reproducción perfecta!

La ciencia de la música cómo método de motivación

Piense en su canción favorita. ¿Qué sintió la última vez que la escuchó? ¿Felicidad? ¿Nostalgia? ¿Esperanza? ¿Inspiración? ¿Fuerza? Los estudios muestran que la reacción a la música ocurre a nivel biológico. ¡A continuación le explicamos más sobre cómo nos afecta la música y de qué manera la podemos utilizar para motivarnos!

Música para hacer ejercicio

Los cascos son un complemento esencial para la mayoría de los habituales del gimnasio. ¿Por qué? Porque la música nos motiva para entrenar más fuerte. No importa si su objetivo es conseguir fuerza, tonificarse, perder peso o un poco de todo, una lista de reproducción potente es un elemento clave para las sesiones de entrenamiento.

Existen cuatro factores por los que la música afecta a nuestro entrenamiento. Las características son las siguientes, las hemos ordenado de más a menos importante:

  • Ritmo (tempo)
  • Musicalidad (tono)
  • Impacto cultural (en función de la popularidad de la canción)
  • Asociación (lo que le hace pensar o sentir)

Las dos primeras cualidades son de la música, y las dos últimas están relacionadas con el entorno en las que las escuchamos. En consecuencia, se denominan factores internos y externos, respectivamente. Aunque los científicos no están seguros de cómo afecta la música al cerebro y al cuerpo, los estudios han demostrado que la música influye en la percepción y la conducta.

Música para motivarse antes o después de una carrera

Los beneficios de la música producen un efecto incluso antes de atarse las zapatillas. ¿Se ha fijado en que muchos deportistas profesionales (como Michael Phelps, por ejemplo) salen a pista escuchando música en vez de hablando con sus compañeros? Esta práctica esta basada en estudios científicos que afirman que escuchar la lista de reproducción apropiada es beneficioso justo antes de la práctica deportiva.

La primera razón por la cual la música le ayuda es que prepara el cuerpo. Los científicos han descubierto que escuchar música aumenta el ritmo cardíaco, la tensión muscular y la respiración. Son cambios biológicos que contribuyen a mejorar la práctica deportiva. Tanto si es un atleta profesional como si va al gimnasio después de trabajar, preparar el cuerpo para hacer deporte le ayudará a moverse y sentirse mejor.

Algunos estudios han mostrado que escuchar música que le gusta incrementa la confianza. Más confianza se traduce en una visión mejor, ¡lo cual quiere decir un rendimiento superior! Desde pruebas físicas hasta entrenamientos diarios, preparar el cuerpo mejora el resultado. Por tanto, la próxima vez que necesite un pequeño empujón, ¡presione el play y empiece a escuchar sus canciones favoritas!

Además, utilizar la música para aumentar la confianza en sí mismo le ayudará a cumplir el entrenamiento y los objetivos de pérdida de peso en general.

música como método de motivación cuando hace ejercicio

Música para como método de motivación cuando entrena

La música nos ayuda a seguir, a sentirnos mejor y a aguantar más tiempo. La gente experimenta los mejores resultados al combinar música muy activa antes de entrenar y música motivante durante el entrenamiento.

La ventaja más importante de escuchar música durante el entrenamiento es que los participantes conseguían realizar un esfuerzo adicional sin sentirse mucho más cansados. Los estudios demuestran que escuchar canciones animadas incrementa la fuerza y la motivación. Al mismo tiempo, disminuye la sensación de esfuerzo, lo cual contribuye a hacer ejercicio durante más tiempo. Por último, las canciones preferidas de los atletas mejoran su humor durante el entrenamiento.

¿Le apetece caminar más tiempo? Busque música para motivarse. ¿Quiere correr un poco más rápido? Pruebe con música para motivarse. ¿No está de humor y necesita motivación extra? Empiece a escuchar algunas de sus canciones favoritas.

Los efectos de la música son más notables en el caso del ejercicio moderado en comparación con el ejercicio de alta intensidad. Esto quiere decir que la música es más efectiva para correr, andar en bicicleta, caminar rápido, entrenar en la elíptica o remar. En cuanto a actividades como sprints, pesas o circuitos muy duros, en cambio, no tiene tantas ventajas. Los científicos piensan que esta diferencia se debe al hecho de que en el segundo caso, la fuerza física cobra más importancia y la motivación extra que proporciona la música resulta ser menos relevante.

¿Quién se beneficia más de la música cuando hace ejercicio?

Por un lado, hay gente que sólo puede hacer ejercicio con música, y por otro lado, hay otros que prefieren disfrutar del entrenamiento en silencio. Las preferencias personales forman parte de esta división, pero también existen dos factores que afectan a la utilidad de la música como método de motivación.

Las personas extrovertidas experimentan mayores beneficios que las introvertidas al utilizar música para motivarse. Esto se relaciona con la tendencia natural de los extrovertidos a los estímulos externos y el deseo de la aprobación externa. Una de las cualidades que más determina la habilidad de las canciones para aportar energía es la presencia de una letra alegre y motivadora (además del ritmo). Por tanto, es lógico que la respuesta de los extrovertidos a la música sea mayor que la de los introvertidos, que generalmente tienen a motivarse más por factores internos.

Los deportistas que entrenan menos suelen beneficiarse más de los efectos positivos de la música. Los atletas más entrenados no experimentan la misma ventaja emocional cuando entrenan con música. Esto puede deberse a que los deportistas más profesionales suelen realizar rutinas de intensidad más alta (para las que la música no es tan efectiva) o porque sus entrenamientos son más físicos y menos emocionales en general.

Cuándo apagar la música

Hemos hablado de los beneficios de la música a la hora de hacer ejercicio, pero, ¿la música puede resultar perjudicial en algunos casos? La respuesta es sí.

Debería apagar la música cuando quiere aprender un ejercicio nuevo o intenta superar sus límites. En ambos casos tiene que estar muy atento y escuchar muy bien lo que su propio cuerpo le indica. La música puede resultar contraproducente si le distrae de las señales de dolor o fatiga excesiva que le envía el cuerpo.

Beneficios generales de la música cómo método de motivación

Los mismos beneficios que experimentamos con la música a la hora de hacer ejercicio, también afectan a la pérdida de peso y a la vida en general. Los estudios demuestran que la música mejora el humor e incrementa la motivación. En consecuencia, nos resulta más fácil realizar ejercicio físico, pero también nos ayuda a cumplir otros objetivos para perder peso como organizar las comidas, cocinar en casa y aliviar el estrés.

La música se utiliza mucho como técnica para aliviar el estrés a causa de su capacidad para regular el humor. A algunas personas les cuesta controlar los antojos y el hambre emocional, y la música les ayuda a distraerse y resistir las ganas de comer.

Música para motivarse a la hora de entrenar

Ahora que todos estamos al tanto de los beneficios de utilizar la música para motivarse, ¡sólo necesita una buena lista de reproducción! Aquí tiene unas pautas para elaborar una buena lista de canciones para entrenar:

  • Elegir música que le guste
  • Calcular el tiempo de la actividad
  • Establecer en modo aleatorio

Elija música que le guste

No tiene por qué ser música conocida ni “buena”, debería ser cualquier canción que le de energía a usted. Su playlist puede ser secreta o puede compartirla con la gente, ¡lo que usted prefiera! La idea de elaborar una lista de reproducción para motivarse es ayudarle a centrarse para entrenar, no mostrar lo cool que es. Por tanto, es importante que no se deje influenciar por el Top 40 de éxitos o por la gente que le rodea a la hora de elegir las canciones. Si le gustan las canciones más populares, genial, y sino, ¡busque otra cosa!

Siga el ritmo

El tempo de la música es muy importante cuando la utilizamos como método de motivación. Decántese por canciones que mantengan un ritmo que se adapte bien a la actividad física que realiza. Escuchar baladas o canciones muy lentas mientras corre no es lo ideal, pero tampoco lo son las melodías muy rápidas porque lo más probable es que no mantenga ese ritmo durante un periodo de tiempo largo.

¿Cuál es el ritmo ideal? Para hacer pesas (o similar) lo preferible serían unos 130-140 LPM. Si está haciendo cardio, la música debería ir a unos 120-160 LPM (dependiendo de la velocidad) para fomentar la resistencia. ¡Échele un vistazo a esta tabla de WorkoutMusic.com para comprobar los LPM recomendados en función del tipo de ejercicio!

Mucha gente tiene varias listas de reproducción para estar siempre preparado para el workout de ese día. Si crear listas de canciones orientadas a los LPM le parece demasiado difícil, ¡algunas aplicaciones (como Spotify) tienen opciones como “Running” que puede elegir y la música se adaptará automáticamente a su ritmo!

Seleccione el modo aleatorio

Los estudios muestran que la arbitrariedad de la música la hace más gratificante. Cuando espera que suene su canción favorita es emocionante, pero cuando la escucha de repente, experimenta una especie de euforia momentánea. Esto ocurre porque cuando escucha la canción que le encanta sin esperarlo, el subidón de dopamina es mayor. La dopamina es un neurotransmisor que se asocia generalmente al placer y a la recompensa. En consecuencia, ¡seleccionar el modo aleatorio fomenta la liberación de la dopamina que le hace sentir bien y le mantiene motivado!

 

¿Escucha música cuando hace deporte o en otros momentos del día? ¿Cree que le ayuda? ¡Comparta su experiencia y sus dudas con nosotros en la sección de comentarios inferior!

 

Temas:

Valora este artículo

[Total:101    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.