factores para perder peso,

4 factores sorprendentes para perder peso, a parte de las calorías

¿Tiene dudas sobre la Fentermina?
¡Échele un vistazo a la guía definitiva de la fentermina para perder peso!

Mucha gente reduce la pérdida de peso a la ingesta y quema de calorías: si come menos de lo que quema, perderá peso. En realidad, el proceso de pérdida de peso es mucho más complicado. El equilibrio energético juega un papel decisivo a la hora de perder o ganar peso, pero también hay muchos otros factores que afectan al proceso. Es probable que se haya dado cuenta de que la gente joven y sobre todo los hombres pierden peso más rápido que la gente mayor y las mujeres. Por tanto, hablaremos de algunos de los factores más sorprendentes que afectan a la pérdida de peso: ¡el entorno, las relaciones, el trabajo y la genética!

La teoría de las calorías

Con el paso de los años, la gente ha simplificado la pérdida de peso a una fórmula sencilla de ingerir y quemar calorías. Es decir, los expertos explican que si quema más calorías de las que consume, adelgazará. Aunque esta teoría podría ser cierta en un mundo perfecto, en realidad, existen muchos otros factores.

Calorías en forma de energía

La ciencia tras la teoría de las calorías es innegable. Una caloría es una medida de energía y nuestro cuerpo necesita energía para funcionar. Quemamos energía (calorías) constantemente, por tanto, necesitamos una fuente que nos aporte esta energía. Esta fuente puede ser tanto externa como interna del cuerpo.

Fuentes de energía

La energía externa proviene de la comida y la bebida, o de cualquier cosa que consumamos que contenga calorías. En función del tipo de comida, también varía la cantidad de energía, es la razón por la cual en las etiquetas nutritivas se especifican diferentes tipos de calorías.

Además, también guardamos una cantidad de energía por si en algún momento nos falta la fuente de energía exterior. En el cuerpo, la energía se acumula en forma de grasa. Cuando existe una falta de energía externa, nuestro cuerpo quema grasa para conseguir energía. De este modo, la teoría de las calorías se basa en que para perder peso, tiene que limitar la ingesta de calorías y aumentar la actividad física para que su cuerpo queme más grasa. Con el tiempo, quemar grasa se traduce en perder peso.

factores para perder peso, teoría de las calorías

La teoría de las calorías para perder peso

Una libra de grasa contiene 3500 calorías. Por tanto, para perder una libra de grasa, tiene que forzar a su cuerpo a quemar 3500 calorías extra. Puede conseguir este desequilibrio comiendo menos o haciendo más ejercicio, o lo ideal, la combinación de ambas cosas.

La teoría de las calorías se basa en la quema de grasa. Los defensores de esta teoría creen que una caloría de grasa es igual que una caloría de carbohidratos o de proteína. Sin embargo, la biología demuestra que procesamos estos elementos de forma diferente y que cada tipo de caloría afecta en modo diverso al proceso de pérdida de peso.

En realidad, existen muchos factores en la pérdida de peso además de las calorías. No sería correcto hablar de perder peso sin tener en cuenta muchos elementos que afectan al comer y al realizar ejercicio físico en la rutina diaria.

Otros factores para perder peso

¿Qué otros factores afectan a la pérdida de peso? Además de las calorías, el género y el estilo de vida también afectan al proceso. No obstante, ¿sabía que el entorno, las relaciones, el trabajo y la genética también tienen consecuencias sobre el proceso de pérdida de peso? ¡A continuación hablaremos sobre estos sorprendentes factores parafactors-in-weight-loss_environment perder perder peso!d

Factores para perder peso: entorno

Puede que se plantee el barrio como un factor importante de la pérdida de peso, pero los estudios han demostrado que afecta bastante. Desde el clima hasta la densidad demográfica, la ciencia muestra que el lugar en el que vive afecta a su peso.

Clima

En el caso de los que viven en el norte, ¡existe un beneficio por sufrir las temperaturas del invierno! Un estudio de 2010 sugería que quemamos más calorías cuando estamos expuestos a temperaturas bajas. Esto es así en parte porque nuestro cuerpo gasta mucha energía para tratar de mantener la temperatura (por medio de escalofríos, etc). Sin embargo, también se debe al incremento de la producción de grasa marrón, el tipo de grasa buena. A diferencia de la grasa blanca que se almacena como energía extra, la grasa marrón quema calorías para producir calor. El estudio demostró que al exponerse más a temperaturas frías en general, el cuerpo produce más grasa marrón. En consecuencia, la próxima vez que baje la temperatura, ¡trate de recordar esto cuando coja la chaqueta!

Por otro lado, el cuerpo también utiliza calorías extra para refrescarse cuando hace mucho calor. En lugares con clima más cálido, las mujeres suelen centrarse más en el peso y la forma del cuerpo. Un estudio de 2002 mostró que las mujeres del sureste de EEUU (un área con un clima cálido todo el año), de medía, tenían un IMC más bajo y se preocupaban más por su cuerpo que las mujeres del noreste. Por tanto, el clima frío incrementa la quema de calorías y el clima cálido tiene como consecuencia que la gente tome más conciencia de su cuerpo.

Barrio

La elección del barrio también afecta al Índice de Masa Corporal (IMC).

Un estudio de 2016 demostró que los hombres que vivían en barrios peatonales tenían un IMC más bajo que los que vivían en barrios menos peatonales. Ir caminando al trabajo, a la escuela o a la tienda a diario puede ayudarle a perder peso, ¡y a mantenerlo también!

Puede que debido a la proximidad de los edificios en la ciudad, o como consecuencia de la oferta variada de comida saludable, la gente de ciudad suele pesar menos que los que viven en el campo. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES en inglés), un 33% de los adultos de ciudad se clasifican como obesos, ¡mientras que en el caso de las zonas rurales, se trata de casi un 40%! Esta información fue un autodiagnóstico, por eso, los expertos piensan que los porcentajes reales podrían ser incluso superiores.

factores para perder peso, relaciones

Factores para perder peso: relaciones

Es probable que no le sorprenda que las relaciones afectan al peso. La mayoría de nosotros padecemos hambre emocional, y en función de los sentimientos positivos o negativos, es posible que haya visto como sube y baja el número en la balanza. Puede que también se haya dado cuenta de que la actitud de su pareja respecto a la comida y a la salud también le afecta.

Los estereotipos afirman que las parejas en relaciones estables tienden a ganar peso. Esto se demuestra en las áreas más rurales de EEUU, donde estar casado se asocia directamente con la obesidad. Por fortuna, los estudios nuevos muestran que si uno de la pareja se compromete a perder peso, ¡contagia al otro las buenas costumbres!

¿Se ha dado cuenta alguna vez de que la actitud de su pareja respecto a la comida también afecta a sus hábitos de comida? En un estudio reciente, 130 personas se comprometieron a seguir o un programa específico para perder peso o simplemente un proceso de pérdida de peso personal durante seis meses. Independientemente del tipo de proceso, ambos participantes y sus parejas experimentaron una pérdida de peso significativa tanto al cabo de tres meses como al de seis. Estos resultados indican que cuando un miembro de la pareja se compromete a perder peso, estos hábitos saludables se contagian al otro miembro de la pareja también.

Muchas artículos hablan de los beneficios de hacer deporte en pareja. Además de pasar tiempo juntos, las parejas que se ejercitan juntas tienden a  respetar más los programas de entrenamiento. Por tanto, ¡le recomendamos que planee una salida a la montaña, un paseo en bicicleta o un paseo por el barrio si le apetece una cita saludable!

factores para perder peso, trabajo

Factores para perder peso: trabajo

Aunque puede que no sea el primer factor que le venga a la cabeza, el trabajo también afecta al peso. Los turnos laborales, especialmente en el caso de las personas que trabajan de noche o en turnos rotativos, tienen consecuencias en el peso.

Un estudio de 2014 de la Universidad de Colorado demostró que la gente que trabaja y come de noche quema menos calorías en un periodo de tiempo de 24 horas. Incluso cuando los participantes dormían ocho horas e ingerían la misma cantidad de calorías, los expertos comprobaron que el metabolismo de los trabajadores se ralentizaba cuando trabajan y comían de noche. Este cambio puede estar relacionado con un desequilibrio entre las actividades y el reloj circadiano de los participantes. Por tanto, si come el mismo número de calorías y mantiene el mismo nivel de actividad, pero trabaja en turno de noche o rotativo, estará más predispuesto a ganar peso.

En un estudio más reciente de fuera del Reino Unido se indica que trabajar en un turno de noche incrementa el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2. Por un lado, los que trabajaban en turno de noche tenían mayor incidencia de la enfermedad. Por otro lado, la gente que trabajaba en turnos rotativos tenía el riesgo más elevado.

En consecuencia, el trabajo es uno de los factores más infravalorados en el proceso de pérdida de peso.

factores para perder peso, genética

Factores para perder peso: genética

¿Ha pensado alguna vez en que en algunas familias parece que se pasan los genes para estar delgado, mientras que en otras, madre e hija están siempre a dieta y aún así les cuesta mantener el peso? La genética es otro de los factores importantes a la hora de perder peso.

Un análisis del 2007 demostró que algunas mutaciones genéticas predisponen a las personas a la obesidad. De hecho, los expertos estiman que la genética es la responsable del 30-50% de las variaciones de peso. Nuestro ADN afecta a la predisposición que tiene nuestro cuerpo a acumular masa adiposa, a los niveles de leptina y al IMC.

Aunque los científicos aún no han identificado el gen responsable de la obesidad (o sus causas), los estudios indican que los genes juegan un papel más importante que el entorno en la pérdida de peso. En el caso de familias adoptivas, por ejemplo, los niños adoptados suelen tener una constitución más parecida a la de sus padres biológicos que a la de los padres adoptivos. Los gemelos, incluso cuando crecen por separado, suelen mantener un peso parecido. Por tanto, aunque el entorno y el estilo de vida son factores importantes para perder peso, la genética también es clave.

 

¿Cuál es su opinión? ¿Perder peso sólo consiste en las calorías o también hay otros factores en juego? ¡Comparta su opinión con nosotros en la sección de comentarios inferior! 

Temas:

Valora este artículo

[Total:11    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.