Los ayunos intermitentes se han vuelto recientemente más populares entre la comunidad de pérdida de peso, incluso entre los usuarios y usuarias de fentermina. Hay un par de diferentes tipos de ayunos intermitentes, pero todos implican largos períodos de tiempo sin comer. La lógica básica detrás de estas dietas es que en épocas pasadas, los seres humanos pasaban días sin comida. Por ello, sus defensores afirman que realmente se trata de un patrón de alimentación natural que puede resultar biológicamente beneficioso. Sin embargo, los expertos critican la naturaleza extrema de estas dietas y advierten en contra del uso de los ayunos intermitentes en presencia de algunos trastornos de salud. Aquí vamos a hablar acerca de los fundamentos de los ayunos intermitentes y cómo encajan con su proceso de pérdida de peso con fentermina.

Tenga en cuenta: si está considerando los ayunos intermitentes, hable primero con sus médicos y otros profesionales de la salud. Están mejor calificados para evaluar la seguridad y la conveniencia de cualquier dieta o régimen de ejercicio nuevos según su estado de salud y tratamientos específicos.

¿Qué son los ayunos intermitentes?

Los ayunos intermitentes tienen varias modalidades. Los científicos saben desde hace muchos años que una restricción moderada de calorías mejora la salud de las personas adultas. El problema es que la mayoría de la gente no puede (o al menos no quiere) dejar de comer voluntariamente durante largos períodos de tiempo. Por lo tanto, ahí es donde entra el ayuno intermitente. Estos planes están diseñados para que los participantes sólo tengan que ayunar parte del tiempo, mientras siguen disfrutando de los beneficios para la salud de comer menos.

Los ayunos más populares son la dieta 5:2 y la alimentación con restricción de tiempo. Hablaremos un poco más sobre cada uno de estos planes a continuación. También hay dos grupos de ayuno intermitente que no vamos a considerar. Algunas personas practican días alternos de ayuno, pero esto no es tan popular en la comunidad de pérdida de peso (quizás debido a su poca practicidad) por lo que no profundizaremos en ello aquí. También las personas que ayunan por razones religiosas (por ejemplo, los musulmanes durante el Ramadán o los cristianos durante la Cuaresma) se consideran una categoría separada, ya que no se restringen por razones de salud.

La dieta 5:2 (ayuno periódico)

La dieta 5:2 implica dividir su semana de siete días en cinco días de comer normal y dos días no consecutivos de ayuno. En los días de ayuno sólo se come el 25% de las calorías diarias recomendadas, o alrededor de 500 calorías para las mujeres y 600 calorías para los hombres. Algunos estudios muestran que este método de ayuno da resultados de pérdida de peso y puede afectar positivamente algunos marcadores biológicos. Sin embargo, hay poca evidencia que demuestre que el ayuno modificado es mejor que la restricción calórica tradicional (para perder peso o por otros motivos).

Alimentación con restricción de tiempo

Otra variación popular del ayuno intermitente implica reducir las “horas de alimentación” cada día. Dependiendo del plan, los participantes ayunan de 12-18 horas por día y luego, consumen todas las comidas y snacks dentro de las 6-12 horas restantes. Por lo general, esto significa que estas personas se saltan una comida y luego comen las otras dos comidas normalmente. Los defensores de esta dieta citan estudios del ciclo del sueño y “menos tiempo = menos consumo” para apoyar este cambio en el estilo de vida. Extender su ayuno nocturno normal puede tener beneficios para perder de peso y para el colesterol en la sangre, pero de nuevo, pocos estudios controlados han demostrado los beneficios de esta dieta en los seres humanos.

woman waiting to eat while intermittent fasting

Beneficios de los ayunos intermitentes

El incremento en la popularidad de los ayunos intermitentes tiene su justificación. Hay algunos beneficios para la salud notables de esta reciente moda. Lo más importante para perder peso es que si usted come menos horas por día, se supone que consumirá menos calorías. Mientras siga comiendo lo suficiente para mantener las funciones básicas, menos consumo significa más pérdida de peso. Desafortunadamente, quienes están a dieta a menudo sienten que se han portado bien mientras ayunaban, por lo que terminan por comer en exceso o tomar decisiones poco saludables cuando comen. Esto hace desaparecer cualquier déficit calórico que haya logrado durante el ayuno.

El ayuno intermitente también puede afectar positivamente al colesterol, la insulina y los marcadores inflamatorios. Los estudios demuestran que el ayuno puede disminuir los lípidos globales de la sangre, lo que supondría un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Más específicamente, esta estrategia puede disminuir el LDL (colesterol malo) y aumentar el HDL (colesterol bueno). También se ha correlacionado con unos menores niveles de insulina en la sangre, pero no con un menor nivel de glucosa en la sangre. Esto significa que restringir la ingesta podría ayudar a quemar más grasa abdominal. Por último, el ayuno a corto plazo puede apoyar una reparación celular más eficiente. Teniendo en cuenta los cambios anteriores, el ayuno puede ayudar a prevenir y/o tratar enfermedades crónicas, incluyendo la diabetes y las enfermedades del corazón. Sin embargo, estas afirmaciones deben ser interpretadas con precaución porque la mayoría de los estudios que apoyan el ayuno son estudios en animales. Por lo tanto, son necesarias más investigaciones para confirmar si el ayuno intermitente produce los mismos beneficios en los seres humanos.

Finalmente, las propias personas que ayunan de manera intermitente informan que esta práctica les ayuda a combatir los antojos y mejorar su relación con los alimentos. Una mujer informó que una semana de ayuno intermitente le ayudó a dejar de obsesionarse con la comida. En cambio, pudo dedicar su energía a actividades más productivas, sabiendo que comería cuando llegara el momento.

Críticas al ayuno intermitente

Como la mayoría de los planes de dieta, el ayuno intermitente también ha recibido sus críticas. La desventaja más obvia de este plan es su naturaleza extrema y la dificultad de mantener el plan. Eliminar o restringir severamente la ingesta durante un período de tiempo puede resultar eficaz a corto plazo, pero es casi imposible de mantener a largo plazo. También es difícil seguir este plan si le gustan las reuniones sociales con comida o bebida. Así que, incluso si pierde mucho peso rápidamente con el ayuno y la fentermina, el estilo de vida asociado e insostenible puede facilitar el aumento de peso de rebote.

También, hay estudios que muestran que el ayuno intermitente no se traduce en una pérdida de peso significativamente mayor que la restricción tradicional de calorías – incluso en el corto plazo. Aunque la razón exacta no se conoce, esta igualdad podría estar relacionada con la tendencia de las personas que ayunan a no controlar la cantidad o la calidad de la ingesta tan al detalle cuando comen. Los expertos también expresan su preocupación de que las personas que ayunan puedan privar a sus cuerpos del combustible adecuado para hacer ejercicio (algunos planes incluso llegan a recomendar no hacer ejercicios duros durante los días de ayuno). Por lo tanto, la reducción de la capacidad de hacer ejercicio/quemar calorías también puede desempeñar un papel en la disminución de la pérdida de peso en las personas que ayunan. Independientemente de la razón, las restricciones tradicionales y los ayunos muestran resultados similares en pérdida de peso, pero las personas que ayunan tienen una mayor tasa de deserción escolar. Por lo tanto, este es un motivo para seguir con una dieta tradicional y ejercicio para bajar de peso.

Por último, el ayuno intermitente puede ser peligroso para algunas personas. Las personas con diabetes o hipoglucemia, o las mujeres que están embarazadas o amamantando, no deben adoptar esta dieta. El ayuno también puede resultar problemático en presencia de otros trastornos. Por lo tanto, es muy importante hablar con un médico antes de emprender cualquier dieta o rutina de ejercicios nuevas. Esto es especialmente cierto si el plan representa un cambio drástico de su estilo de vida actual, como el ayuno intermitente.

Conclusiones: el ayuno y la fentermina

En resumen, los ayunos intermitentes pueden tener beneficios para la salud si tiene buena salud y la fuerza de voluntad para seguir el plan, pero no es lo adecuado para todos. Los estudios muestran que este estilo de vida fomenta la pérdida de peso a corto plazo, puede mejorar los marcadores biológicos como el colesterol e incluso, podría ayudar a evitar ciertas enfermedades crónicas. Sin embargo, los ayunos intermitentes no parecen ser más eficaces que las restricciones calóricas tradicionales. De hecho, ayunar probablemente resulta menos eficaz para perder peso a largo plazo debido a una mayor tasa de “deserción”.

Así pues, a pesar de la popularidad actual de esta dieta, todavía recomendamos las dietas tradicionales por encima del ayuno mientras tome fentermina. Haga que comer de manera equilibrada, controlar las porciones y la actividad física formen parte de su rutina diaria. A pesar de que estos cambios pueden parecer menos drásticos que el ayuno (¡lo son!) y de que el peso puede bajar tan rápidamente, es mucho más probable que no recupere el peso que haya perdido y que mantenga un estilo de vida saludable. Los programas extremos de ayunos intermitentes, en combinación con una actitud de “comer cualquier cosa” durante los períodos de no ayuno, hacen que los pacientes pierdan la oportunidad de establecer hábitos saludables y sostenibles mientras toman fentermina. Dado que este medicamento sólo se prescribe como una ayuda a corto plazo para perder peso, es fundamental que aproveche las doce semanas de supresión del apetito y mayor energía para establecer hábitos a largo plazo.

Dicho esto, si le interesan los ayunos intermitentes asegúrese de consultar con su médico antes de comenzar. Él o ella, con un equipo de profesionales médicos (incluyendo un dietista), pueden ayudarle a evaluar la seguridad y la utilidad del ayuno intermitente para usted. Su médico examinará, entre otras cosas, su condición médica, los medicamentos que toma ahora y los recientes, así como su tolerancia prevista para una nueva dieta y/o rutina de ejercicio.

¿Ha intentado ayunar intermitentemente? ¿Ha escuchado hablar de ello? ¡Cuéntenos qué piensa en la sección de comentarios de abajo!

Temas:

Valora este artículo

[Total:41    Promedio:5/5]

Una respuesta

  1. No me parece correcto ya que el jugo gastrico en nuestro estomago aunque no se ingiera alimento sigue produciendoce Lo que puede dañar las paredes y ocacionar una gastritis o ulcera Lo que provocaria una mal absorcion de nutrientes y eso sin mensionar los fuertes ardores.
    Pero no se está seria mi opinion.

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.