Aquí en phentermine.com, tenemos muchos casos de usuarios que preguntan si es correcto cambiar las píldoras de fentermina a mitad del tratamiento. No importa si está pensando en cambiar de una marca al medicamento genérico, de cápsulas a comprimidos o de una marca a otra, siempre puede resultar confuso entender las diferencias. A continuación le explicamos las diferencias entre píldoras de fentermina y lo que debería tener en cuenta antes de cambiar. De todos modos, su médico o farmacéutico debería tener constancia de cualquier cambio en su tratamiento de fentermina. ¡Siga leyendo para saber por qué!

De Adipex a Fentermina genérica (o viceversa)

Uno de los cambios más habituales en fentermina es pasar de la marca Adipex-P (más conocida como “Adipex”) a los compromidos genéricos de fentermina. Este es un cambio frecuente dado que las píldoras son prácticamente idénticas y la fentermina genérica es bastante más barata. En base a datos recientes, una dosis de 30 días de Adipex-P cuesta unos 75-90$, mientras que la misma cantidad de fentermina genérica cuesta 20-35$. Por tanto, si lo está pagando de su bolsillo, la fentermina genérica es una opción mucho más económica.

Sin embargo, también hay gente que vuelve a cambiar de los comprimidos de fentermina genérica 37.5 a Adipex-P porque sienten que el Adipex les funciona mejor. ¿Cómo puede ser si ambas píldoras tienen los mismos ingredientes activos? La respuesta podría tener relación con los ingredientes inactivos.

Para que la FDA tenga en cuenta un genérico como alternativa a un medicamento de marca, el genérico tiene que ser “bioequivalente” al de la marca. En consecuencia, el medicamento genérico tiene que contener el mismo ingrediente activo, modo de uso, toma (por ejemplo: comprimido vs cápsula), fuerza, dosis y vía de administración. Los genéricos también están sometidos a los mismos estándares de calidad de producción, embalaje y pruebas. No obstante, los medicamentos genéricos pueden diferir en su color, forma, etiqueta e ingredientes inactivos. Los ingredientes inactivos incluyen aglutinantes, sabores, tintes y conservantes.

Los profesionales de la medicina coinciden en que no existe una diferencia notable entre la versión de marca y la versión genérica del mismo medicamento. De todos modos, algunos pacientes afirman que uno es más eficaz que el otro para ellos – puede ser el caso tanto de la versión genérica como la de marca. Este efecto puede estar relacionado con el modo en el que el cuerpo interactúa con los ingredientes inactivos que contiene la píldora y a su vez con el uso de la medicación. Aunque no se ha probado exactamente el por qué, no es para nada raro que los usuarios prefieran una versión u otra.

cambio de píldoras de fentermina

De Qsymia a Fentermina (o viceversa)

Otro cambio común en la fentermina es cambiar entre Qsymia y fentermina. La Qsymia es atractiva porque ha sido aprobada para su uso a largo plazo y muchos usuarios consiguen perder mucho peso. De todos modos, a algunos les preocupan los efectos secundarios o simplemente no les gusta tomar dos píldoras separadas. Como resultado, es habitual que los usuarios piensen en cambiar de Qsymia a Fentermina y al contrario.

Qsymia es una combinación de fentermina y topiramato. La fentermina suprime el apetito y proporciona energía, mientras que el topiramato (un medicamento anti-convulsivo/anti-migraña en su origen) hace que la comida resulte menos apetecible y aumenta la sensación de saciedad. La combinación de ambos está disponible en cuatro dosis. Los pacientes empiezan por la dosis más baja, y después se va aumentando de forma gradual en una dosis diaria. Qsymia (como única píldora) no está disponible como medicamento genérico actualmente, pero algunos médicos recetan fentermina genérica y topiramato juntos si prefiere tomar una alternativa más barata. Desafortunadamente, esto quiere decir que debe tomar dos píldoras en lugar de sólo una.

Bajo supervisión médica, Qsymia se puede tomar durante más de 12 semanas, a diferencia de la fentermina. De todos modos, esto no quiere decir que tomar Qsymia no suponga ningún riesgo. Entre los efectos secundarios graves de Qsymia se incluyen el aumento de la frecuencia cardíaca, los pensamientos suicidas, el daño ocular, los problemas de riñones y un aumento del riesgo de anomalías congénitas (el labio leporino) si se toma durante el período de embarazo. Los efectos secundarios de la fentermina por sí sola, en cambio, son menos graves. Aparte de los efectos mencionados, muchos usuarios de Qsymia declaran haber tenido resultados y experiencias muy positivas.

Si está tomando Qsymia y quiere cambiar, acuérdese de que no puede dejar de tomarlo de golpe. Debido al topiramato, puede causarle convulsiones si deja de tomarlo súbitamente.

Tanto si está pensando en cambiar de Qsymia a fentermine o viceversa, es muy importante consultarlo con su médico y con su farmacéutico. Si está a punto de cumplir las 12 semanas de tratamiento, podría ser el momento perfecto para comentar con su médico el cambio a la fentermina. Los tres meses son un punto de evaluación para los médicos que recetan Qsymia, al mismo tiempo que el periodo de tiempo máximo para tomar fentermina. Por tanto, si casi ha llegado a las 12 semanas, podría ser una buena ocasión para mostrar su interés por cambiar el tratamiento.

De comprimidos a cápsulas (o viceversa)

La última categoría de los cambios de tratamiento es la de comprimidos a cápsulas, o viceversa. Mientras que la gran mayoría de los usuarios toma comprimidos, algunas personas prefieren las cápsulas porque progresan durante el tratamiento de fentermina.

Los comprimidos más populares de fentermina son píldoras blancas ovaladas con puntos azules y una línea en el medio. Los comprimidos están disponibles en dosis de 8mg (por ejemplo: Lomaira) o 37,5mg (por ejemplo: Adipex-P). La fentermina está fabricada como una pastilla de liberación prolongada para que el medicamento haga efecto durante todo el día. No obstante, como resultado de ello, el contenido no siempre se absorbe del todo. La posibilidad de expulsar la fentermina que no ha sido absorbida es una desventaja de los comprimidos. Por otro lado, el proceso de fabricación de los comprimidos es menos costoso, por lo que suelen ser más baratos también. Además, son uniformes y tienen una línea en medio, para que pueda partirlos por la mitad si quiere. Por esta razón, los comprimidos son muy populares en el caso de usuarios nuevos porque puede tomar fácilmente la mitad de la dosis (o incluso menos) para dar tiempo a su cuerpo para acostumbrarse a la medicación.

Las cápsulas de fentermina están disponibles es una gran variedad de dosis y colores. Las cápsulas genéricas son dosis de 15mg, 30mg o 37,5mg, cada una de un color diferente. Qsymia también se vende en cápsulas. Una ventaja de las cápsulas es que mucha gente piensa que son más faciles de tragar que los comprimidos. Además, la parte exterior se disuelve en el estómago para liberar el contenido. Como resultado, las cápsulas de fentermina se absorben mejor que los comprimidos en general. De todos modos, las cápsulas también contienen sustancias para asegurarse de que el contenido se libera durante un periodo de tiempo prolongado. Desafortunadamente, la fabricación de las cápsulas es más costosa y eso se ve reflejado en el consumidor, ya que suelen ser más caras.

Si está pensando en cambiar entre comprimidos y cápsulas, tenga en cuenta las dosis disponibles y cómo su cuerpo reacciona a las pastillas. Aunque el ingrediente activo es el mismo (si asumimos que sólo toma fentermina y no la mezcla con nada más), el modo en el que se absorben y se digieren los comprimidos y las cápsulas es diferente. Por eso, es normal que los comprimidos y las cápsulas le afecten de forma diferente aunque las dosis sean idénticas.

Cambiar de marcas de fentermina

También puede plantearse cambiar de marca de fentermina. Por ejemplo, hay gente que prefiere los comprimidos genéricos al principio, pero después se cambia a Suprenza. Aunque una dosis de 30 días de Suprenza sea bastante más costosa, si le cuesta tragar las pastillas, el comprimido oral que se desintegra directamente en la lengua puede resultarle atractivo.

Si le parece que la dosis de 15mg es demasiado fuerte, o prefiere tomar fentermina tres veces al día, Lomaira es otra opción. Este comprimido de fentermina relativamente nuevo viene en dosis de 8mg, por lo que es una buena alternativa para las personas que son muy sensibles a la medicación o que sufren antojos por la noche.

En cualquier caso, siempre debería hablar con su médico y su farmacéutico antes de tomar una decisión. Teniendo en cuenta la potencia del medicamento y su estatus como sustancia controlada, es muy importante tomar la fentermina tal y como se la receten. Si está interesado en cambiar la pastilla o la dosis, debe hablar con un profesional médico primero.

En resumen

Al final, tiene que hablar con su médico si quiere cambiar las píldoras de fentermina. No dude en mostrar su interés y preocupación en su próxima cita. No importa si se trata del coste, de los efectos secundarios de la eficacia o una combinación de varios factores, no tema en hablar con su médico. Él o ella quiere que cumpla con sus objetivos de pérdida de peso y le resultará mucho más fácil hacerlo si es abierto y honesto sobre sus sentimientos hacia la fentermina.

Si está interesado en cambiar las píldoras de fentermina, ¡pídalo! Esto suele pasar si en su primera visita pidió directamente Adipex (o Qsymia u otro medicamento para perder peso). Es sorprendentemente habitual que los médicos le receten la marca que pide – aunque otra píldora también le vaya bien. Por tanto, si saca el tema del cambio ahora que su médico ya tiene opción de ajustarle la receta o simplemente hablarle de lo que piensa sobre su medicación, ¡es probable que no le haga daño!

 

¿Ha cambiado su medicación de fentermina a  mitad del tratamiento? Si es así, ¿cómo se sintió? ¿mereció la pena? ¡Comparta su opinión con nosotros en la sección de comentarios inferior!

 

Temas:

Valora este artículo

[Total:13    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.