woman-hiking

Si te gusta caminar como ejercicio de otoño te encantará el senderismo: ¿qué mejor manera de apreciar la belleza natural del mundo y los paisajes que salir a explorar mientras quemas calorías? ¡Sólo ten cuidado de no cruzarte con algún oso hibernando mientras caminas!

Siente el calor en el camino menos transitado

Para quienes se sientan más cómodas sobre el pavimento puede que el senderismo suene a algo que es mejor dejarles a los profesionales que tienen el equipo apropiado. Sin embargo, no es ni el equipo ni la duración lo que diferencia el caminar del senderismo: lo único que se necesita para caminatas largas son botas y mochilas, y las excursiones pueden ser tan largas o cortas como quieras. La principal diferencia entre estas dos formas de ejercicio tiene que ver con el terreno. En las caminatas, el camino que sigues por lo general es suave, ya sea un camino pavimentado o la cinta de una caminadora. En el senderismo darás pasos en un terreno desigual, poniendo a prueba tu balance y trabajando tus músculos de manera más variada. Es este cambio constante del terreno lo que hace que el senderismo sea un gran complemento para cualquier rutina de ejercicio.

El tipo de caminos del senderismo estará disponible de acuerdo a dónde vivas, pero ya sea una huella montañosa o un camino en el desierto, una cosa es cierta: el camino muchas veces estará cubierto de grava, interrumpido por piedras o tendrá muchas vueltas, lo que será un desafío para tu cuerpo de diferentes maneras. Dado que los caminos del senderismo son más difíciles de navegar que el típico camino plano, probablemente te muevas más despacio, haciendo apenas 3 o 5 kilómetros por hora. Pero caminar más despacio no significa que sea un entrenamiento menos intenso: las colinas que tendrás que subir durante una excursión te ayudarán a quemar tantas calorías como en una caminata rápida, y la inclinación también entrena tu mitad inferior. De hecho, el senderismo es similar a usar una máquina de peldaños o usar la caminadora en programa “aleatorio” en el que la velocidad y la inclinación no tienen un patrón consistente.

Disfruta las vistas estimulantes

El terreno impredecible y la elevación variada ayudan a que la caminata se sienta menos repetitiva para tu cuerpo y más interesante para tu cerebro. La estimulación sin fin de una excursión, incluyendo los paisajes que encontrarás, realmente te ayudará a aliviar el aburrimiento que puede infiltrarse en las rutinas de ejercicio. Si bien ejercitarse es un beneficio definitivo del senderismo, la belleza de la naturaleza es otra razón por la que la gente se apasiona con el senderismo. Si bien una caminata por el vecindario hace que salgas, el senderismo puede llevarte a un lago tranquilo o un camino montañoso con paisajes hermosos durante kilómetros.

También está la oportunidad de ver vida salvaje, como un ciervo pastando, o ver un oso en el bosque o un cocodrilo saliendo de un pantano, ¡imagina el ejercicio que harás corriendo de ellos!  Fuera de broma, la belleza natural que verás durante las excursiones puede ser muy inspiradora, tanto que probablemente quieras llevar una cámara para capturar los paisajes que verás: ¡eso es algo que definitivamente no puedes hacer entrenando en el gimnasio! Además, durante el senderismo, te inspirarás para seguir más tiempo para poder ver el próximo paisaje hermoso, lo que significa que entrenarás más tiempo que si te pusieras un límite de tiempo o de kilómetros.

fall workout

¡Ve a hacer senderismo!

Antes de salir a la naturaleza, asegúrate de saber a dónde vas. Puedes buscar entre las miles de huellas de senderos que hay en internet y concentrarte en una locación en particular. Si no te has ejercitado en mucho tiempo, empieza con un camino corto de un kilómetro o dos que sea mayormente plano y, a medida que construyes tu fuerza, tu resistencia y tu experiencia, puedes ir aumentando el desafío del entrenamiento. Si ya estás ejercitándote regularmente, entonces tu distancia actual debería ser una excursión exigente pero realizable: recuerda tener en consideración el tiempo adicional que te llevará hacer una vuelta entera debido al ritmo lento del senderismo.

Una vez que hayas impreso un mapa, o que lo hayas descargado a tu teléfono, prepara el resto de tu equipo. Los zapatos para caminar pueden ser buenos para un camino de senderismo, pero si estás caminando sobre un terreno rocos y más suelto, tal vez quieras una suela más rígida y menos resbaladiza con más apoyo en el talón. En cuanto a la ropa deberías evitar el algodón y usar telas sintéticas como el nylon, que repelen el agua y se secan rápidamente. Necesitarás hidratarte incluso durante una ruta corta, así que asegúrate de llevar una botella de agua, y si planeas hacer un recorrido de más de 4 kilómetros es aconsejable llevar más agua, un kit de primeros auxilios, bocadillos y protector solar.

El senderismo puede ser una gran salida familiar, o puedes ir con un amigo para tener una charla energética y llena de risas con unos paisajes impresionantes. Sin importar tu humor, seguro encontrarás un camino digno de explorar, y si tus familiares y amigos no están tan entusiasmados como tú, puedes considerar unirte a un grupo local de excursiones o preguntarle a la tienda de equipos de excursiones si hay clubes de excursión en tu área. Por último y más importante, no importa si vas de senderismo sola o con un grupo, es fundamental que le digas a alguien a dónde vas, que les des una copia de tu ruta exacta y a qué hora planeas volver a casa. Pero no te preocupes mucho por esos osos, seguramente están todos dormidos ahora… ¡¿Verdad?!

¿Estás inspirada para ponerte tus botas e ir de excursión? ¡Deja un comentario abajo y cuéntanos qué piensas!

Temas:

Valora este artículo

[Total:57    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.