night-snacks

o comas después de la puesta del sol – ¿es una de las reglas de la dieta más importantes, cierto? Pero, ¿quién dice que tenemos que resignarnos a no comer nada desde la tarde hasta la mañana siguiente? Comer de forma saludable no significa que tenemos que privarnos cuando estamos realmente hambrientos. La pérdida de peso a largo plazo resulta de reconocer la diferencia entre hambre y antojo – y eso significa saber elegir los alimentos adecuados para satisfacer el hambre, incluso si ha pasado tu punto de corte de las 19 hs. Aquí explicamos por qué comer en la noche no es el pecado dietético que nos han hecho creer, y enumeramos la lista de bocadillos más saludables para saborear durante la noche si tienes hambre después de la cena.

¿Comer tarde, aumento de peso?

Es una creencia popular que comer en la noche va a hacer que aumentes de peso. El argumento en contra de comer de noche se centra en la idea de que es más probable que seas sedentaria en la noche. De acuerdo con ello, vamos a quemar menos calorías y por lo tanto los alimentos que comemos se van a ‘asentar’ allí en vez de ser quemados. Sin embargo, privarte de un bocadillo nocturno podría en realidad ralentizar tus resultados.

Parece lógico pensar que comer en la noche podría causar aumento de peso, ya que cuanto antes consumes las calorías, más tiempo tendrás para quemarlas durante todo el día. También nos alientan a “desayunar como un rey y cenar como un mendigo” para evitar el aumento de peso al comer una cena ligera. Se han realizado estudios que apoyan esta idea, como descubrimientos de que adultos sanos queman menos calorías durante la digestión de una comida por la noche que durante el día. Sin embargo, una visión más detallada a algunos de los resultados muestra que el vínculo no es tan directo. Mientras que la investigación ha demostrado que comer en la noche puede ser contraproducente si consumes la mayor parte de tu ingesta diaria de alimentos por la noche, esto no significa que el consumo después de un cierto horario es necesariamente malo para tu peso.

Si comes tu cena temprano y sientes hambre un par de horas más tarde, ¿no es mejor tomar un bocadillo saludable que ir a la cama con un estómago ruidoso? Ya que a menudo nos recomiendan comer cada 3 a 4 horas para mantener nuestros niveles de azúcar en la sangre estables y mantener nuestro metabolismo en marcha, ¿por qué no se aplica esta regla después del anochecer? Una revisión reciente realizada por el Departamento de Nutrición, Alimentación y Ciencias del Ejercicio en la Universidad del Estado de Florida profundizó en el tema de la alimentación nocturna y mostró algunos resultados interesantes. Explicaron que es más importante centrarse en lo que comes que en cuándo lo comes. La investigación mostró que si optas por pequeños bocadillos nocturnos sustanciosos cuando golpea el hambre después del anochecer, en realidad podrías ayudar a tu cuerpo a desarrollar masa muscular magra y a aumentar tu metabolismo. Esto es particularmente relevante si haces ejercicio por la mañana, ya que tu metabolismo estará más preparado para comenzar a quemar tu desayuno pre-entrenamiento para suministrar combustible para el ejercicio.

Los principales 10 bocadillos nocturnos saludables

Es importante asegurarse que los bocadillos nocturnos no arruinen el buen trabajo que haces durante el día. Por lo tanto, debes tomar un bocadillo pequeño y nutritivo, y asegurarte de comerlo por lo menos una hora antes de acostarte para evitar la posibilidad de reflujo ácido y problemas para dormir. Entonces, aquí está nuestra lista de los mejores bocadillos para la noche, todos con alrededor de 150-200 calorías o menos:

1. Yogur griego con frutas

El yogurt Griego repleto de proteínas lidera la lista entre los productos con efectos impulsores del metabolismo, además de que contiene una buena cantidad de calcio y es bajo en azúcar. Elige el yogur griego sin grasa no endulzado y agrégale algunos trozos de nectarina, una de las frutas de verano más saludables, para darle más sabor.

2. Pretzels multicereal con mantequilla de nuez

Si buscas algo crujiente cuando se trata de bocadillos para la noche, los pretzels son una buena alternativa a las patatas fritas. Una onza de pretzels (alrededor de un puñado) tiene alrededor de 100 calorías por lo que tienes unas pocas calorías de sobra para añadir un poco de mantequilla de nuez a la mezcla para dar un toque de proteínas impulsoras del metabolismo.

nighttime snacks

3. Batido de fresa

Abandona el de Ben & Jerry y, en su lugar, ve por un batido de fresa suave y cremoso para satisfacer esos ataques de hambre durante la noche. Para hacer tu batido, mezla kéfir, fresas y un poco de jugo de piña para obtener uno de los aperitivos más saludables durante la noche. El kéfir es como beber yogur, pero es naturalmente más bajo en azúcar, por lo que las fresas y el rociado de jugo va a contrarrestar el sabor ligeramente ácido. Una taza de kéfir elaborado con leche sin grasa contiene sólo 46 calorías y 8 gramos de proteína impulsora muscular, además de una gran cantidad de nutrientes. ¡Además, contiene bacterias probióticas amigables para reducir la inflamación y ayudar a lograr ese vientre plano por el que has estado trabajando!

4. Mezcla casera de frutos secos

Combina almendras, frutos secos, hojuelas de coco y semillas de girasol para un bocadillo que llena ¡y que mejora el sueño! Las almendras son una buena fuente del aminoácido triptófano que ayuda a dormir, así como el nutriente magnesio, un relajante muscular natural. Los hidratos de carbono en los frutos secos y el coco ayudarán a que el triptófano esté disponible para mejorar la somnolencia, y las semillas de girasol sumarán beneficios adicionales, crujiente y sabor. Asegúrate de mantener tu bocadillo del tamaño de un puñado, ya que las calorías pueden sumarse cuando se trata de nueces y frutas secas.

5. Cerezas

Las cerezas no solo que son una de las frutas de verano más saludables, también constituyen uno de los mejores bocadillos nocturnos. Esto se debe a que las cerezas son uno de los pocos alimentos que son una fuente natural de melatonina, que ayuda a controlar el reloj interno de tu cuerpo. Esta hormona que mejora el sueño ayuda a inducir la somnolencia y a reducir la temperatura corporal para ayudarte a prepararte para ir a dormir, lo que es ideal si uno está luchando contra el insomnio al tomar fentermina.

6. Galletas untadas

Prueba galletas multicereales o mini tostadas de centeno con bajo contenido graso untadas con hummus casero lleno de proteínas, o un queso liviano para obtener una dosis de lácteos que combaten la grasa.

7. Queso Cottage

El queso cottage no es del gusto de todos, pero si eres una fanática entonces es uno de los mejores bocadillos nocturnos. Esto se debe a que la proteína contenida en el queso cottage te impedirá tener hambre durante la noche, mientras que el calcio te facilita el sueño. Cubre un pequeño tazón de queso cottage con bayas frescas, nueces picadas y canela para un impulso satisfactorio del metabolismo.

8. Frambuesas con chocolate negro

El chocolate con un alto contenido de cacao contiene menos azúcar y más antioxidantes para mantenerte saludable desde adentro hacia afuera, así que asegúrate de buscar un contenido de cacao de al menos el 70%. Para un bocadillo saludable y aun delicioso, combina un par de cuadrados de chocolate negro con un puñado de frambuesas para beneficiarte de más antioxidantes aun, vitamina C y fibra que te llena.

9. Avena

Es posible que sólo pienses en la avena como alimento para el desayuno, ¡pero también es uno de los mejores bocadillos nocturnos! Al igual que las cerezas, la avena es también una fuente natural de melatonina, por lo que ayuda a regular los ciclos del sueño, es perfecta para luchar contra los efectos secundarios de la fentermina como el insomnio y la ansiedad. Prepara tu avena con leche descremada, otro promotor del sueño, para obtener una dosis doble de los beneficios de la inducción del sueño.

10. Banana con mantequilla de nuez

La mezcla única de potasio, magnesio, hidratos de carbono y vitaminas presente en la banana ayuda a reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y estimular la relajación muscular, convirtiéndose en uno de los mejores alimentos para comer en la noche. Más importante aún, las bananas contienen el aminoácido triptófano que mejora el sueño, creando así la receta perfecta para una noche de sueño reparador. Añadir un poco de mantequilla de nuez para sumar sabor y una dosis de proteínas convertirán a este bocadillo en un ganador cuando se trata de bocadillos nocturnos.

—-

Por lo tanto, si alguna vez tienes ganas de comer en la noche, no tengas miedo de tomar un bocadillo, sólo asegúrate de tomar algo pequeño que te hará sentir satisfecha hasta la mañana, y que te proporciona nutrientes esenciales en tu dieta. Sin embargo, si encuentras que habitualmente tienes hambre por la noche, a pesar de comer suficientes calorías durante todo el día, entonces es posible que necesites una ayuda adicional de los suplementos de pérdida de peso Phen Caps. Phen Caps es la alternativa líder para la fentermina, que ayuda a controlar el hambre y añade un impulso de energía para mantenerte activa. La combinación de fentermina y Phen Caps ayudará a suprimir el apetito y a dejar de pensar en los antojos durante todo el día, ¡lo que significa más posibilidades de perder peso con éxito!

¿Te da hambre en la noche? O, ¿crees firmemente en no comer después de un cierto horario? ¡Haznos saber lo que piensas comentando a continuación!

Temas:

Valora este artículo

[Total:4    Promedio:4/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.