obesity2

En la última oportunidad te trajimos los resultados del informe anual sobre las tasas de obesidad de los Estados Unidos en 2009, en la época en que el informe se titulaba, “F as in Fat”. Pero después de diez años de “F as in Fat”, el informe anual de la Fundación para la Salud de los Estados Unidos de América (TFAH) ha recibido un nuevo nombre para el lanzamiento de 2014; “El Estado de la Obesidad: mejores políticas para un Estados Unidos más saludable”. La razón de este cambio es que los autores creen que la ‘F’ ya no es sinónimo de fracaso, y querían reflejar el progreso realizado continuando al mismo tiempo con el aumento de conciencia sobre la epidemia de la obesidad y la presentación de ideas sobre la manera de superarla.

El estado de la obesidad: mejores políticas para un Estados Unidos más saludable

Entonces, ¿cuál es el “estado de la obesidad” en los Estados Unidos hoy en día? La TFAH informa que los EE.UU. están comenzando a ver señales de progreso. Después de décadas de aumentos alarmantes, el informe de este año muestra que las tasas de obesidad infantil se han estabilizado en los últimos diez años. También han encontrado que las tasas han disminuido en varios lugares del país – desde Anchorage, Alaska hasta Filadelfia, Pensilvania.

Las tasas de obesidad en adultos, sin embargo, muestran resultados más variados y el progreso es lento. En 2005, todos los estados excepto uno reportaron un aumento en las tasas de obesidad; el año pasado, sólo seis estados experimentaron un aumento. En última instancia, sin embargo, las tasas en los adultos siguen siendo demasiado altas en todo el país, poniendo a millones de estadounidenses en mayor riesgo de una serie de problemas graves de salud, desde la diabetes tipo 2 hasta la enfermedad cardíaca. Pero, las tasas están disminuyendo; en los últimos 35 años, las tasas de obesidad se han más que duplicado. Pero, de 2009 a 2010 a 2011 al 2012, las tasas siguieron siendo las mismas, y mientras que las tasas de obesidad infantil se han más que triplicado desde 1980, las tasas se han mantenido igual en los últimos 10 años. A pesar de esta desaceleración, el panorama general es que el estadounidense promedio es más de 24 kilos más pesado hoy que en 1960. Esencialmente, las tasas de obesidad son cada vez más estables, pero a un ritmo que ya es demasiado alto.

Geográficamente hablando, las tasas de obesidad muestran patrones claros en los EE.UU.; nueve de los 10 estados con las tasas más altas de obesidad están en el Sur. Los Estados nororientales y occidentales comprenden la mayor parte de los estados con las tasas más bajas de obesidad. Mississippi y Virginia Occidental tienen las tasas más altas de obesidad al 35,1 por ciento, mientras que Colorado tiene la tasa más baja al 21,3 por ciento.

Otros problemas de salud

El informe también presenta el riesgo aumentado de enfermedades como la diabetes tipo 2, en los cuales los 10 estados con las tasas más altas de diabetes tipo 2 estaban todos en el Sur, siendo Alabama el más elevado con una tasa del 13,8 por ciento. Es preocupante que, según explica el informe, aproximadamente 215 mil niños (de 2 a 20 años) tienen diabetes y 2 millones de adolescentes (12-19 años) tienen pre-diabetes. La diabetes tipo 2 juvenil (edades de cero a 19 años) aumentó un 30,5 por ciento de 2001 a 2009. Las enfermedades del corazón y la hipertensión son también grandes preocupaciones ya que el informe afirma que uno de cada cuatro estadounidenses tiene algún tipo de enfermedad cardiovascular. La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte – responsable de una de cada tres muertes – en los Estados Unidos. Los 10 estados con las tasas más altas de hipertensión están todos en el Sur, siendo Virginia Occidental la más alta con una tasa del 41 por ciento. Por otra parte, como la diabetes tipo 2, esto también afecta a los adultos jóvenes; al menos uno de cada cinco adolescentes estadounidenses tiene niveles anormales de colesterol, un factor de riesgo para enfermedades del corazón – entre los adolescentes obesos, el 43 por ciento (más de dos de cada cinco) tienen niveles anormales de colesterol. Otros problemas de salud como consecuencia del aumento de la obesidad incluyen mayores riesgos de enfermedad renal, cáncer, artritis, demencia, depresión y otras alteraciones de la salud mental.

El informe también pone de manifiesto la falta de actividad física en los adultos en los EE.UU., con Mississippi mostrando el mayor porcentaje de inactividad entre los adultos con un 38,1 por ciento. Como motivo de preocupación se vio que cuarenta estados tuvieron tasas crecientes de adultos inactivos en el año pasado, por lo que este es un problema creciente. El informe también encontró que los niños inactivos aprenden con el ejemplo de sus padres inactivos, por lo que las generaciones futuras parecen estar continuando con este problema.

obesity

Sugerencias y recomendaciones

La TFAH hace una serie de recomendaciones para aumentar los niveles de actividad en los niños como una forma de superar este problema de inactividad, y como una manera de ayudar a reducir la obesidad infantil. Las sugerencias incluyen implementar renovaciones en los parques locales, apoyo para que sea más fácil para los niños caminar o ir en bicicleta a la escuela, educación física diaria, y mejoras en los programas de actividades después del horario escolar. El informe también hace sugerencias para mejorar la provisión de alimentos y bebidas en las escuelas, y la necesidad de que haya agua accesible constantemente para los escolares.

En términos de pasos para mejorar la obesidad del adulto, el informe reconoce la importancia de ofrecer una alimentación sana más accesible para las personas que viven lejos de los supermercados proporcionando productos frescos y otras opciones saludables. Asimismo, informa cómo las familias de menores ingresos luchan particularmente en esta zona y destaca cómo las iniciativas como el Fondo FreshWorks de California y la Iniciativa de Financiación  Fresh Food de Pensilvania, cuyo objetivo es aumentar la disponibilidad de alimentos sanos y frescos, están ayudando con este problema, mientras que también tienen los efectos colaterales de crear empleos y aumentar los ingresos fiscales de la ciudad. En consecuencia, el informe recomienda que el gobierno federal, los estados y las ciudades continúen priorizando y financiando los esfuerzos por llevar adelante iniciativas de financiación de alimentos saludables como una estrategia económica y de salud. El informe también señala que estos programas de asistencia alimentaria deberían fomentar e incentivar la compra de alimentos saludables y evaluar estrategias para determinar cuáles son los más eficaces para mejorar el consumo y los resultados en la salud.

Otras propuestas hechas por el informe incluyen restringir la comercialización de alimentos poco saludables, recomendaciones para maximizar el impacto de los esfuerzos de prevención de la obesidad en las comunidades latinas y negras, la educación nutricional en las escuelas, y la promoción de nuevos enfoques del sistema de salud, como ACO, para incorporar programas de prevención de la obesidad de la comunidad.

Puedes leer el informe completo aquí: El estado de la obesidad: mejores políticas para un Estados Unidos de América más saludable.

Temas:

Valora este artículo

[Total:44    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.