leftovers

Planificar con antelación es de vital importancia cuando se trata de perder peso con la fentermina. A menudo, aunque tenemos buenas intenciones cuando se trata de comer sano, la vida se interpone en el camino y recurrimos a los snacks rápidos o pedimos algo para llevar. Pero, cocinando cantidades grandes y llevando un inventario de sobras bien pensadas, la cocina casera rápida y fácil está al alcance de cualquiera. Dado que la temporada navideña que se aproxima es el momento cuando disponemos de más abundancia de alimentos para reutilizar, hemos preparado estos consejos para que te ayuden a aprovechar tus restos al máximo. Así que olvídate de dejar el plato limpio, ¡esa comida servirá para otro día!

1. Almacena con inteligencia

Compra cajas Tupperware de diferentes tamaños y asegúrate de disponer de un montón de bolsas Ziploc para mantener frescas tus sobras. Controla las sobras que tienes etiquetándolas y anotando la fecha del contenido con un trozo de cinta. Incluso puede que te vaya bien dedicar un estante del refrigerador a las sobras. De esta manera, podrás ver lo que ya tienes pre-cocinado cuando tengas que decidir entre tus opciones para la cena.

Un buen truco es almacenar los alimentos por separado siempre que sea posible. Por ejemplo, mantén la pasta y el arroz separados de la salsa que preparaste para acompañarlos. Esta mima pasa y arroz se puede utilizar de una manera diferente, como en una ensalada o en una sopa, y la salsa la puedes añadir a otro plato o utilizarla de nuevo con la misma pasta o arroz. Sin embargo, al mantenerlos separados en el refrigerador, el platillo resultante quedará mucho más fresco que si los hubieras mezclado. Esta es también una excelente manera de evitar que te acabes lo que haya quedado en la cazuela después de haber servido. Y, cuando se trate de las ensaladas, mantén las verduras sobrantes frescas y crujientes guardando los aderezos caseros por separado en el refrigerador.

2. Cocina pensando en los restos

A menudo, a las personas que están a dieta les preocupa cocinar demasiada comida de una vez. Esto se debe a que los tamaños de las porciones pueden ir creciendo fácilmente sin que nos demos cuenta hasta que la balanza comienza a mostrar el resultado. Sin embargo, cocinar demasiada comida está bien si tienes un plan para saber qué hacer con ella más adelante. Minimiza los residuos planificando utilizar las sobras en los almuerzos y las cenas del resto de la semana. Entonces, prepara el doble de verduras para la cena de esta noche y utilízalas otro día como base para una sopa o guiso. Planea utilizar los restos de pollo en una ensalada para el almuerzo de mañana, y cocina más arroz o pasta para más adelante en la semana.

3. Prepara sopas

La sopa de verduras se puede preparar con casi cualquier tipo de vegetales; esas verduras al vapor, asadas o a la parrilla que hayas utilizado como acompañamiento servirán para una excelente sopa. Prepara un puré con estas verduras con una licuadora y 3 tazas de caldo de verduras y, a continuación, calienta la sopa en una olla. Sirve con pan de grano entero caliente ¡y disfruta!

leftovers

4. Sobras para el almuerzo

Los almuerzos en loncheras no son sólo para los niños; llevarte tu propio almuerzo al trabajo no sólo podrás ahorrar hasta 3,000 dólares al año, sino que también te ayudará a evitar las opciones menos saludables de la cafetería del trabajo o de los restaurantes de los alrededores. Añade los restos de chile con carne de la noche anterior a una papa al horno calentada al microondas, utiliza el pollo del domingo para preparar un sabroso burrito con ensalada o vuelve a calentar la frittata que preparaste con las verduras sobrantes. Haz clic aquí para descubrir más ideas excelentes para el almuerzo.

5. Construye una hamburguesa

Nunca tenemos suficiente de estas increíbles hamburguesas vegetales, especialmente teniendo en cuenta que la receta es muy fácil de preparar. Y lo mejor de todo es que puedes convertir las sobras como el puré de vegetales, las verduras picadas, las lentejas cocidas, los frijoles, el arroz y la quinua en los ingredientes de la hamburguesa. Dado que la receta es una fórmula cambiante, simplemente, puedes utilizar cualquier sobra y probar una nueva variante; ¡las posibilidades son infinitas! Y, por supuesto, puedes guardar las hamburguesas para otro día haciendo que esas sobras duren todavía más.

6. Pica y congela las verduras

¿Picaste demasiada cebolla para la cena de esta noche? ¡Congélala! La cebolla congelada es una buena base para la mayoría de platillos y te puede ahorrar un valioso tiempo de pelado picado y llanto cuando tengas un apuro y quieras preparar rápidamente la cena. ¿No crees que vayas a utilizar lo ese pimiento rojo/calabacín/berenjena antes de que se eche a perder? ¡Trocéalo y congélalo! Será perfecto para un plato de pasta o un salteado.

7. Convierte las sobras en tapas

No tires esas pequeñas porciones de sobras creyendo que no son suficientes para una comida. En su lugar, guárdalas y más adelante en la semana, sirve varios platos pequeños para utilizar lo que te haya quedado en el refrigerador. Haz que la ensalada alcance para más personas añadiendo algunas verduras más y cualquier sobra de arroz o pasta, sirve cualquier tipo de carne, frota tomate en un pan ligeramente duro y añade aceite de oliva, y convierte las verduras cocidas en una frittata. Y ¡ya tienes un festín de tapas sanas y deliciosas sin desperdicios!

….

Esperamos que esto te haya inspirado para repensar tu forma de cocinar y guardar los alimentos para sacar el máximo provecho de tus sobras. Además de ser mejor para tu bolsillo y el medio ambiente, sacar más provecho de los alimentos que compras también te ahorrará tiempo y te ayudará a evitar depender de la comida para llevar o saltarte las comidas cuando no tengas ganas de cocinar desde cero.

¿Tienes algún consejo para sacar el mayor provecho de tus sobras? ¡Cuéntanos en los comentarios a continuación!

Temas:

Valora este artículo

[Total:22    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.