Cuando nos ponemos como objetivo perder peso, con frecuencia nos centramos en los grandes cambios. Pero, a veces, son los pequeños retoques en nuestras rutinas diarias los que realmente pueden marcar la diferencia. Y, a menudo, estos pequeños cambios también son mucho más fáciles de poner en práctica. ¡He aquí diez hábitos saludables para que puedas empezar!

1. No te saltes el desayuno

Primero lo primero, si hablamos de hábitos saludables, tienes que empezar bien el día. Saltándote el desayuno fuerzas tu cuerpo a funcionar en vacío. Sin combustible para la mañana, tu cuerpo piensa que vienen tiempos difíciles por delante. Para prepararse, desacelera tu metabolismo y se aferra a cualquier grasa (el combustible favorito de tu cuerpo) que reciba, es decir, es menos probable que pierdas peso. Por no hablar de que saltarte las comidas es una receta segura para tener antojos. Si tu excusa es la falta de tiempo, echa un vistazo a estas opciones de desayuno rápido.

2. Haz una lista de tareas pendientes

Anotar tus tareas diarias es uno de los mejores hábitos saludables. No sólo ayuda a mantener el enfoque, sino que esta lista también te permitirá priorizar las cosas más importantes, evitando que te sientas abrumado/a y estresado/a. Por otra parte, marcar las tareas como completas te dará una sensación de logro que mejorará tu motivación para otras áreas de tu vida, incluyendo tu proceso de pérdida de peso.

3. No vayas al supermercado con hambre (ni con el estómago lleno)

Probablemente hayas leído que no debes ir al supermercado cuando tienes hambre porque seguramente volverás a casa con algunos caprichos no muy saludables. Es por ello que se trata de un buen consejo, pero también es un error ir al supermercado con el estómago lleno. Si te sientes demasiado lleno/a, es difícil anticipar el hambre que tendrás. Esto significa que no podrás planificar bien, con los alimentos sustanciosos y snacks saludables que evitan que pidas comida para llevar o acudas a la máquina expendedora. Ve al supermercado un poco después de comer y, si tienes un poco de hambre, opta por un pequeño snack saludable que mantenga a raya los antojos mientras avanzas por los pasillos.

4. Deja la fruta bien visible

Algunos estudios han demostrado que los alimentos que podemos ver fácilmente en nuestra casa influencian directamente lo que elegimos comer. Por lo tanto, para  adquirir hábitos saludables como comer más fruta, debes asegurarte de que está a la vista. De esta manera, será muy fácil agarrar un poco de fruta cuando te sientes a desayunar o busques otro snack. Lo mismo ocurre con la fruta que debes guardar en el refrigerador: asegúrate de que queda accesible fácilmente y de esta manera, la irás a buscar con más frecuencia.

5. Acumula productos en la despensa

Con todo el espacio vacío en tus armarios, tendrás espacio de sobra para acumular alimentos nutritivos para que sea más fácil establecer hábitos saludables. Disponer de una despensa bien surtida hace que sea más fácil evitar la tentación de pedir comida para llevar. Por lo tanto, cada vez que vayas de compras, asegúrate de llevarte una lata, un tarro o un paquete de alimentos sanos. Piensa en las lentejas, la pasta integral, las conservas de atún y el arroz integral. De esta manera, nunca te quedarás sin estos suministros básicos, los cuales, con la ayuda de algunas verduras, son la esencia de muchos platos sencillos y saludables.

healthy habits

6. Ponlo en un plato

Probablemente has escuchado decir que no debes comer de pie, pero dado que muchos de nosotros somos culpables del mal hábito de comer snacks sin pensar cuando estamos en el sofá o sentados delante de una computadora, sentarse no es siempre un problema. Cuando te sientes a comer un snack, usa un plato y construye una mini-comida que combine fibra, proteínas y grasas saludables; piensa en unas galletas integrales con mantequilla de maní, crudités de verduras con una cucharada de puré de garbanzos o un yogur griego con algunas frambuesas frescas. No sólo quedarás mucho más satisfecho/a con este tipo de “mini-comidas’, sino que el plato vacío servirá como un recordatorio de que ya has comido, haciendo que sea menos probable que vayas a por más.

7. Ordena tu hogar

Tu entorno es crucial para tu estado de ánimo y niveles de estrés; y ambos afectan tanto tu peso como tu capacidad para bajar de peso. Por lo tanto, organiza tu armario, limpia la habitación de los invitados y tira los alimentos caducados de la cocina. Confía en nosotros, te sentirás mucho mejor y te mantendrás ocupado/a un rato. Con un ambiente ordenado en tu salón, podrás concentrarte mejor en mantener un entorno de vida tranquilo y una rutina más organizada, lo que significa menos estrés, más felicidad y ¡más pérdida de peso!

8. Amplía tu repertorio de recetas

Ponte como objetivo aprender algunas recetas simples y saludables que puedas completar en unos 30 minutos o menos. Hoy en día, tenemos acceso a una gran cantidad de recetas en línea, muchas de ellas con comentarios y sugerencias adicionales. Así que es más fácil que nunca encontrar formas de incorporar alimentos saludables en platos sabrosos y sencillos. Además, aprendiendo a resaltar los sabores con los condimentos, no tendrás que depender tanto de la sal, la grasa y el azúcar. No tienes que ser un cocinero o cocinera increíble, pero con algunas recetas a prueba de fallos te asegurarás de no aburrirte con los mismos platos una y otra vez.

9. Sirve los platos en la cocina

Emplatar la comida en la cocina es uno de los mejores hábitos saludables que impiden comer en exceso durante las comidas. Dado que la fentermina es un supresor del apetito muy fuerte, probablemente ni siquiera tendrás tanta hambre. Sin embargo, la comida en la mesa nos anima a terminarnos lo que está delante de nosotros, como nos enseñaron de niños. Deja las sobras en la cocina y es mucho menos probable que regreses a por raciones adicionales. También trata de optar por platos más pequeños, para engañar a tu cerebro haciéndole creer que estás comiendo porciones más grandes.

10. Ve a la cama más temprano

Asegurarte de dormir bien es uno de los mejores hábitos saludables para tu cuerpo y mente. Si padeces insomnio, uno de los efectos secundarios de la fentermina más comunes, lee estos consejos para que te ayuden a dormir mejor. Como explicamos aquí, dormir equilibra las hormonas importantes para controlar el hambre y la saciedad; cuando escatimas en el sueño tu cerebro cansado también tiene que luchar contra falsas señales de hambre. ¡Esto no quiere decir que puedas saltarte tu entrenamiento de la mañana para dormir más!

….

Así que aquí tienes diez excelentes maneras de ayudar a sacar más provecho de la fentermina. Repensando la manera de comprar, almacenar y servir los alimentos, y planificando con antelación ¡puedes perder peso sin siquiera intentarlo! Si todavía estás buscando una manera de mejorar tus resultados, recomendamos añadir Phen Caps a la fentermina. Dado que suprimen el apetito sin efectos secundarios, ¡las Phen Caps son también uno de los mejores hábitos saludables que puedes probar!

Temas:

Valora este artículo

[Total:112    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.